31 de julio de 2009

Casi Angeles en Revista Gente Nota


“Existe la amistad entre el hombre y la mujer... ¡pero es más copado enamorarse!”

Los Teen Angels nos presentan a sus compañeros de elenco. GENTE te cuenta quiénes son los personajes que interpretan la telenovela de la tarde más vista de la televisión argentina. Además, los chicos hablan de los nuevos códigos adolescentes. “Todo se puede discutir, pero las cosas se tienen que hablar de frente”, disparan.

El Gran Rex reabre sus puertas... La gripe porcina claudica muy lentamente. (El alcohol en gel lo presiente). La cartelera de Corrientes es variada. Desde el Obelisco puede observarse un sinnúmero de espectáculos à la carte. Pero es en vano. ¡Ellos son los auténticos dueños de la temporada de invierno! Amos y señores. Y una vez que finaliza la función, los casi ángeles suben a la camioneta y dedican su tarde a la producción para una nueva tapa de GENTE (la cuarta ya).
Los fans los persiguen. Siempre están ahí: antes, durante y después del show. “Al principio no lo entendés, pero te acostumbrás y te empieza a gustar. Además, no sé hasta cuándo puede durar este fenómeno”, dice uno de los Teen Angels. Sin embargo, no están solos. En esta oportunidad los acompañan sus compañeros de elenco... Los amigos que aportan su granito de arena para que la producción de Cris Morena sea –de lunes a jueves a las 19– el programa más visto de la tarde ¡con 15 puntos de rating!, es decir 1.600.000 adolescentes sólo en Buenos aires y alrededores. Aquí la presentación oficial de los chicos: Simón, Luca y Nacho, Tefi, Valeria y Melody. O en la vida real: Pablo Martínez (21), Victorio D’Alessandro (25), Agustín Sierra (18), Candela Vetrano (17), Rocío Igarzábal (19) y María del Cerro (24), respectivamente. Además, los protagonistas de siempre: Juan Pedro Lanzani (18), Nicolás Riera (24), Gastón Dalmau (25), Mariana Espósito (17) y María Eugenia Suárez (17).
SIMON: “SOY MUY TIMIDO; NO ME APROVECHO DE LA FAMA”. Se llama Pablo Martínez, pero desde hace dos años las chicas lo llaman Simón. Tiene ojos celestes, desayuna licuado de banana y es ex estudiante de Educación Física. Oriundo de La Plata, vive en Núñez y su madre le compra Rodhesias una vez por semana: “Me las deja cuando viene a ordenar la casa”, cuenta. No sabe doblar la ropa, cocina pastas y siempre (pero siempre) tiene reserva de milanesas en el freezer: “¡Mi mamá de nuevo! Me deja setenta cada vez que viene”. Admira a Justin Timberlake, su actor favorito es Russell Crowe y el héroe de su infancia es Shiryu, el más prudente y sabio de los santos de bronce de Los Caballeros del Zodíaco. Es profesor de tenis, dato clave para su entrada al mundo de la fama: “Un alumno me comentó acerca de un casting… y acá estoy”. ¡Ah!... Tiene novia.

NACHO: “YA NO CHAMUYO: me CHAMUYAN”. Agustín Sierra (18) es el más chico, pero el más veterano en el elenco de Cris Morena. Empezó en Chiquititas cuando tenía ocho, y a partir de entonces sus padres tuvieron que aflojar: “No nos dejaban ver el programa hasta que entré a actuar”, recuerda. Vive en Pilar con su familia y comparte el cuarto con su hermano y su hermana. Desayuna café con leche y el año pasado terminó el secundario. Quiere estudiar guitarra, admira a Guillermo Francella y tira la ropa sucia en una silla. “Mi hermano odia que haga eso… y la tira en mi cama. La pelea es constante”. El primer beso lo dio en séptimo grado, y suele regalar bombones a las mujeres: “Los hace mi abuela y no fallan”. Está de novio, cree en el matrimonio y asegura que la fama es un arma de doble filo: “No sabés si quieren estar con vos por lo que realmente sos”.

LUCA: “NI POR ASOMO QUIERO TENER NOVIA”. Victorio D’Alessandro (25) estudia teatro desde los 16, vive en Recoleta y está a dos finales de recibirse de abogado. Toma mate, es fanático ortodoxo del alfajor Capitán del Espacio y muy desordenado: “Si no fuera por mi segunda mamá, Lily –la chica que me ayuda en casa–, mi vida sería un verdadero caos”, cuenta. Colecciona cómics de Batman, admira a Al Pacino, escucha Los Beatles e idolatra a Gabriel Batistuta. “Como verás, soy muy clásico”, reafirma. Además, confiesa que se anima a caminar por la calle con flores: “Una vez no sólo caminé así: ¡también viajé en colectivo con ellas! Pero no me achico”. Cree en la pareja –no en el matrimonio–, y su éxito con las mujeres debido a la fama tiene altibajos: “Por momentos me divierte y por momentos no… Tengo que encontrar un equilibrio”. ¡Let it be!

TEFI: “ESTE PROGRAMA ME CAMBIO LA VIDA”. Candela (17) nació en 1992, un año bisiesto. Es de Banfield y su línea de colectivos predilecta es el 79: “Me lleva de Lomas a Avellaneda”. Su comida preferida son los ñoquis “miti-miti... ¿o se dice con salsa mixta?”, pregunta. Dice estar enamorada de Justin Timberlake y ser fanática de Maroon 5. Sin embargo, “en mi cuarto sólo tengo pósters de Justin. No tengo ídolos”, aclara. Está de novia, toma pomelo Quatro y de noche prefiere las salidas completitas: “¡Pre y post! Primero un buen prebo (liche) y después a bailar”. Su primer beso lo dio hace tres años, pero no cumplió con las expectativas: “Yo quería un beso perfecto... pero me tuve que conformar con la realidad: una plaza llena de suciedad de paloma y muerta de frío”. Le gustaría tener un mono como mascota y vivir toda la vida como actriz.

VALERIA: “DI EL PRIMER BESO Y NO APARECIERON NUNCA MAS”. Rocío Igarzábal (19) es de Béccar. Asegura ser desordenada “por culpa” de su madre: “Ella es tan obsesiva que yo le salí al revés”. Su comida preferida es cualquiera que cocine su hermana, y de postre, “helado de frutillas a la crema”. Su dibujo animado predilecto es Johnny Bravo, una persona engreída que persigue a todas las mujeres que pasan por su lado. Estaba enamorada de Heath Ledger, pero no pudo ser… “Si no se moría, tenía esperanzas de casarme con él”. Mira MTV, toma Fernet con cola y prefiere las raqueteras a las botineras. “¡Es que mi novio juega al tenis!”, explica. Admira a Meg Ryan y vio Un angel enamorado “diez millones de veces” (película con su actriz favorita y Nicholas Cage). Se besó por primera vez en una fiesta de quince, frecuenta el colectivo 407 y si tiene que elegir, “me gusta que me regalen chocolates Tofi”.

MELODY: “ODIO EL DESORDEN, PERO NO PUEDO EVITARLO”. María del Cerro (24) cambió las pasarelas por la actuación. Le gusta el helado de dulce de leche con sambayón y es de la generación de Los Supersónicos y Jem and the holograms. Mira Friends, escucha Bon Jovi y quiere un novio músico. “Tiene que ser talentoso y tocar la batería o el bajo”, advierte. Le gustaría aprender equitación, toma Fernet con Coca y sigue de cerca todas las películas de Kate Winslet. Está soltera, fue novia de Benjamín Rojas y la última vez que le regalaron flores fue el 20 de marzo, en su cumpleaños. ¿Quién? “Se dice el pecado, no el pecador”. Le encantan los masticables Skittles y su colectivo es el 60: “Además de pasar por casa, te deja en todos lados”. Leyó El secreto, de Rhonda Byrne, y le gustó, pero no cree del todo en la metafísica. Además, su casa huele a incienso.
“Los hijos se aprovechan de que los padres nacieron sin Internet”

Peter, Nicolás, Gastón, Mariana y María Eugenia, los Teen Angels son la nueva generación de jóvenes: de los 17 a los 25 años. Así viven, así piensan.

–¿Qué códigos de sus viejos les enseñarían a sus futuros hijos?
Nico: La familia, sin dudas. No importa lo que pase a tu alrededor, siempre va a estar. Eso me lo enseñó mi viejo, y espero transmitirlo.
Peter: ¿Viste que ahora tenés 13 años y ya vas a bailar a la noche? A mi hijo no lo voy a dejar: a esa edad sos chico.

–¿Cómo creen que evolucionaron los medios y cómo influyen en su intimidad?
Nico: Yo noto que los medios tienen mucho control sobre la gente. ¡Y eso es peligroso!
Gastón: Tal cual… Mirá lo que pasó con la gripe porcina. Al principio parecía algo divertido, pero cuando se empezó a morir la gente, se vino el fin del mundo. Entonces ¿qué onda? Los medios son armas de doble filo.
Lali: Lo que está involucionando es la comunicación. Cada vez se dicen más cosas, pero se entienden menos.
Euge: No sólo los medios involucionan. La gente que tiene plata, cada vez tiene más plata; mientras que la gente pobre es cada vez más pobre.

–El cyber-sexo, por nombrar un tema... ¿Qué piensan de esa tendencia?
Gastón: Siempre existió ese tipo de perversiones. Pasa que ahora es mucho más masivo. Además, los hijos se aprovechan de que los padres nacieron sin Internet.
Nico: Totalmente. Mi viejo me decía “quedate navegando hasta las diez”, como si existiera un horario de protección al menor. ¡En Internet no hay horarios!
Peter: Ni horarios ni control. Ahora todo se regula de acuerdo a la conciencia de uno. Eso también puede ser peligroso.

–¿Les divierte la televisión?
Gastón: A mí me aburrió. Estoy cansado de ver telenovelas costumbristas. Ya está muy gastado ese argumento. Todos quieren hacer algo que sí o sí funcione (coinciden todos).

–¿Qué representan hoy, para ustedes, los partidos políticos?
Gastón: Ja... Somos de una generación apolítica. ¡Y eso que tengo un tío intendente! Entre mis amigos ya no existe ni el peronismo, ni el radicalismo, ni nada.
Nico: Sí, está muy desvirtuado el tema. Fijate que ya no hay ni derecha ni izquierda: ahora todos están en el centro.
Euge: El otro día escuché que Kirchner no sabía las provincias que limitan con Buenos Aires… No da que un ex presidente no sepa eso.

–¿Se pondrían de novios con la hermana/o de un amigo/a?
Peter: Se puede hablar… Si te gusta, no veo por qué no.
Nico: Muchos de mis amigos cayeron con alguna hermana. ¡Yo no!
Euge y Lali: Si te gusta, sí. No creo que haya problemas.

–¿Y con ex novias/os?
Nico: Mmm… Eso me jodería.
Peter: Si un amigo se fija en tu ex novia... no sé si es tan amigo.
Gastón: Unánime: ¡con las ex no se jode!
Euge: Las mujeres son más jodidas con ese tema. Lo hacen a propósito.

–¿Los códigos son mucho más discutibles entonces?
Todos: Todos los códigos son discutibles, pero se tienen que hablar de frente.

–¿La fidelidad sigue siendo un valor?
Nico: Por supuesto. No me daría la cara para meterle los cuernos a mi novia y después mirarla como si nada.
Lali: El tema pasa por no hacerle mal. Por eso es tan importante la fidelidad.
Euge: Mi miedo no pasa por mí. Yo ya tengo claro que voy a ser fiel. Me dan miedo los hombres: caen seguro. ¡Son tan fáciles de convencer!
Gastón: Es verdad… Yo tengo que estar muy enamorado. ¡Aclaro! Fui infiel y me fueron. No creo en la fidelidad.

–¿Perdonarían una infidelidad?
Las chicas: ¿Estás loco?
Los chicos: Habría que ver la situación…

–Ultima: ¿creen en la amistad entre los sexos?
–(Coinciden) Obvio que existe la amistad entre el hombre y la mujer, pero es más copado enamorarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario